Sonografía Morfológica: ¿cuándo se hace y para qué sirve?

sonografia morfologica

La Sonografía morfológica sirve para comprobar si el feto está creciendo normalmente, sin anomalías y si nacerá sano

La ecografía morfológica, que se realiza en el segundo trimestre del embarazo, a las 20 semanas de gestación, sirve para valorar la estructura del feto y su biometría (su forma y sus proporciones), para conocer si el bebé se está desarrollando con normalidad, así como para excluir malformaciones. Por ello, se suele denominar ecografía “morfológica” (del griego “morphos”, “forma”, y “logos”, “estudio”).

Es una Sonografía normal pero más minuciosa y detallada, que se realiza sobre el abdomen de la mujer, mientras está acostada.

No es necesario realizarla en ayunas, ni requiere de ninguna preparación especial. Su duración oscila entre 10 y 30 minutos.

Esta ecografía no es dolorosa. El único consejo para la futura mamá es relajarse y disfrutar de la “película” de su hijo en la barriga.

La Sonografía morfológica, como el resto de ecografías, no la expone a ningún riesgo. Los datos recabados en unos 30 años de ecografías han confirmado la total inocuidad de esta prueba. Tanto es así, que se puede repetir las veces que sean necesarias.

La ecografía es un examen no invasivo que identifica las posibles malformaciones fetales, tanto las graves como las leves, las que son compatibles o incompatibles con la vida del feto.

La precisión diagnóstica depende de la preparación personal del Médico Sonografista y del tipo de problema que se esté evaluando.

Un estudio europeo fetal ha demostrado la capacidad diagnóstica de esta ecog​rafía en un 88 por ciento,  en los casos de las malformaciones mayores del sistema nervioso, columna vertebral, las renales, y las relacionadas con el corazón y los grandes vasos sanguíneos del sistema circulatorio.

Si el resultado del examen indica posibles complicaciones, se deriva a la futura mamá a un centro de consejería y psicología, para informar, concientizar y orientar a la pareja sobre la toma de decisiones más conveniente.

Si la posición del bebé lo permite y los padres desean saberlo, esta ecografía sirve también para conocer el sexo del bebé, en la mayoría de los casos.               

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X